Entender, Contar, Actuar

Puede ser que una reflexión importante sobre política, deba ser llevada a mucha gente a través del dembow, los apóstoles del perreo y el barrio. Los muchos “la mayoría” son el gran poder que tienen los grandes delincuentes de la política para instalar su poderío; a un costo muy bajo compran los votos y a un costo muy alto desempeñan su trabajo.



Puede que solo así, lleguemos a muchos. Esos muchos que instalan, con su voto a los poderes. Pero esos no reflexionan, ni reaccionan a los padecimientos sociales; pueden acudir con mayor facilidad a delinquir y actuar con violencia, que a manifestarse con civilidad en reclamo de sus derechos como personas.

Los grandes forajidos, han encontrado el modo. El Gran Negocio es: Invertir en Mercadeo y Promoción populista; comprar los medios de información y desinformación, comprar votos a esos muchos que solo tienen derecho a votar, luego, por medio de múltiples mecanismos, se les niegan todos los demás derechos.

VOTA POR MI, LUEGO YO TE REPRESENTO Y ACTÚO POR TI, TOMANDO PARA MÍ, LO MÍO, LO TUYO Y LO DE TODOS; CONTRATO Y COMPRO A MIS FAMILIAS Y AMIGOS. DOY BECAS A MIS RELACIONADOS. FAVOREZCO A MI GENTE. LOS MUCHOS NO SABEN LO QUE SIGNIFICA NEPOTISMO.

Los muchos no pueden valorar la corrupción porque no saben contar. Cuentan con valores como “carro, motor, pasaje, chao, plato del día, mensualidad, manutención, salón, pica pollo, meme, punto, paca, pinta, polvo, loto” Ninguna palabra de esas llega a un millón, por lo que, cuando se habla de 30 millones, ellos no tienen un mecanismo mental para entender esa cifra. Si dijéramos que 5 apartamentos en lugar de decir 30 millones, los muchos entenderían.

¿Qué vamos a hacer los que no somos parte de esos muchos que solo tienen cabeza para el día a día, ni somos parte de los pocos que lograron subir a la cúspide de la pirámide administrativa del estado y que van demostrando que solo tienen cabeza para sus propios beneficios?

Quisiéramos educar. Pero no nos alcanza el tiempo ni las fuerzas ni tenemos los medios.

Quisiéramos inspirar, pero no tenemos el lenguaje, pues no cantamos trap, dembow, trapbow, reggaeton, ni producimos morbo, mucho menos cantamos bachata de la que se oye allá abajo y un poco arriba.

¿Tenemos las manos atadas?
¿Seguimos con fe hacia adelante?
¿Nos vamos del país?
¿Negociamos la verdad y nos hacemos de la vista gorda?

Muchos países endurecen sus leyes y progresan. Acabamos de ver como la pena por corrupción se ablanda y estamos frente a la discusión sobre el código penal con temor a perder…

Vemos con satisfacción las nuevas libertades que estrena la Justicia Dominicana, pero en este momento sabemos que en unos años estaremos condenando a los que en este momento están delinquiendo porque los que deben vigilar ahora, andan en complicidad.

No hay quejas, no estamos haciendo llamados, no hay pedimentos… Estamos asistiendo a un momento de intensa reflexión, con la certeza de que estaremos mejor y haremos lo que sea necesario.

Peniel Ramirez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *